Sushi Go Party, vamos a ponernos morados de sushi

 
Pues no, todavía no hemos ido a comer sushi, estamos a ver si nos recuperamos un poco de la cuesta de marzo, que ha sido complicada.
Hoy traemos al hermano mayor del Sushi Go, que reseñamos hace unos días. No mayor en edad, sino en tamaño, ya que este es cuatro veces más grande. El objetivo y la mecánica son las mismas que ya explicamos aquí, pero ahora las posibilidades son casi infinitas. ¡Vamos a verlo!
 
 
Continue reading

Vamos a probar a qué sabe eso del sushi: Sushi Go

  
Hace tiempo que oíamos hablar mucho de este juego y teníamos ganas de probarlo. Personalmente, no tengo mucha experiencia con el sushi. La única vez que lo he probado recuerdo que fue hace un par de años, en la boda de mis amigos Ana y de Pablo. En el picoteo antes de sentarnos a comer recuerdo que había un buffete de sushi. Pues me acerqué, me comí un par de sushis de esos, para acto seguido dirigirme al buffete de sushi español (vamos, la mesa en la que está el tío cortando un jamón cual virtuoso violinista) y pasar el resto de la mañana, hasta que ya entramos a comer, allí, bien cerquita de la piernica de cerdo, que se está muy a gusto y tiene muchas vitaminas. Ahora mi mujer está empeñada en que vayamos un día a cenar sushi y con mi hermano y mi cuñada. Mi hermano y yo, por si acaso, iremos bien merendados.
Pues bien, mientras nos decidimos a ir, nada mejor que una partida  a este juego de cartas para familiarizarnos con las comidas que allí encontraremos.
Continue reading

La cucaracha, un juego divertido y sencillo

la-cucaracha-tapa
¿A quién le gustan las cucarachas? Que levante la mano.
Venga, no seais tan tímidos. ¿Ninguna mano levantada?
Bueno sí, la de mi padre, ya que él vende en su tienda, entre otras cosas, productos para matarlas y, como suele decir: «las cucarachas nos dan de comer».

Pues hoy se trata más o menos de eso en el juego La Cucaracha que os traemos hoy, una versión mini del original, que es mucho más grande.

Tenemos que dar de comer a nuestra cucaracha haciéndola avanzar por la mesa a través del laberinto formado por cubiertos y estanterías, antes que los demás hagan lo mismo con las suyas, pero ¡ojo!, nuestra cucaracha es muy exquisita y no se conforma con comer cualquier cosa, sino que deberemos de alimentarla siguiendo un orden. Si lo hacemos así, la satisfecha cucaracha se escabullirá a través del agujero por el que ha entrado y ganaremos.

Continue reading

Bocados o bocazas, ¡no hables con la boca llena!

Bocados o bocazas.jpg

Hoy os traemos un juego realmente interesante para que nuestros hijos practiquen un montón de habilidades importantes, como son la agudeza visual, la velocidad de reacción, además de algo que se llama «sistema ejecutivo» y que vamos a descubrir en esta reseña, pero antes, vamos a hacer un poco de historia:

En una peculiar selva perdida del mundo, donde no llega ni siquiera la tecnología 2G, el soberano supremo, el Señor León, ha decidido organizar una comilona para sus súbditos. Como tampoco es cuestión de gastarse una fortuna en la comida, ha invitado a una serie de representantes de sus vasallos, nada más y nada menos que el señor Pingüino (se trata de una variedad de pingüino selvático, típica del Amazonas), el señor Oso, el señor Cocodrilo, el señor Elefante y el señor Perro (este último se ha colado).

El problema que tenemos es que cada uno tiene unos gustos culinarios muy concretos, por lo que habrá que alimentarlos adecuadamente, no sea que queden insatisfechos y declaren su parcela del bosque un país independiente y claro, el León tenga que arrasar toda la zona y pasarlos a todos a cuchillo. Por ello, nuestra misión es ayudar al felino a identificar las comidas adecuadas para cada animal. Si lo hacemos bien, nos recompensará con monedas de oro, si lo hacemos mal, mejor no pregunteis…

Continue reading