Ya sabéis que, como familia numerosa que somos, tenemos ajustado el tema de gastos, por lo que no compramos juegos de mesa porque sí, aunque nos encanten, sino que lo hacemos en ocasiones especiales como Navidad, aniversarios, cumpleaños y santos. Esto no es malo, ya que nos permite echar un montón de partidas a los mismos juegos, en lugar de ir saltando cada pocos días de un juego a otro.

Sin  embargo, también es verdad que en raras ocasiones me encuentro con alguna oferta interesante que me llama mucho la atención, y este ha sido el caso de este juego. Lo encontré por casualidad, ya que no conocía el juego de nada, y lo compramos, pese a que no se cumplía el requisito cumpleaños-reyes-aniversario.

Resulta que estaba a casi la mitad de precio (poco más de 20 euros) y encima era muy diferente a los juegos que teníamos, además de que era de temática espacial, que me encantan. Así que lo compramos y nos sorprendió muy gratamente, así que vamos a verlo:

El objetivo del juego es mandar colonos a exoplanetas por colonizar en diferentes partes de la galaxia, utilizando portales estelares que teletransportan a nuestros colonos al más puro estilo Stargate. Así, iremos construyendo una estación espacial, la Odissey, en la que instalaremos portales de teletransporte y salas para dar cabida a nuevos colonos en su paso por nuestra estación rumbo a su nuevo hogar y puntuaremos en cada planeta por los colonos enviados.

En el momento de la reseña hemos jugado unas 12 partidas.

NOMBRE: Space Gate Odyssey

MARCA: Ludonaute (Asmodeé)

PRECIO APROXIMADO: 35-40 euros (yo lo pillé en Amazon por 24)

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD:  más de 12 años

Nº DE JUGADORES: 2-4

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos y todos a la vez

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 90 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja grande con una ilustración colorida y bonita que nos ambienta muy bien.

En su interior tenemos:

  • El tablero del Odissey, de cartón, de muy buen tamaño, buena calidad y tridimensional.
  • Los exoplanetas, que son de cartón, muy realistas y coloridos y de un tamaño genial.
  • Las losetas de módulos de la Odissey, también de cartón de buena calidad y tamaño.
  • Las 3 puertas espaciales tridimensionales, con muy buen diseño.
  • El taller espacial, que es la estructura tridimensional donde colocaremos las losetas y que solo se monta una vez.
  • Las fichas de predominio y de reorganización de cartón, sencillas pero adecuadas.
  • Las figuras de plástico de cada bando, de un diseño y calidad espectaculares.

El conjunto es visualmente espectacular.

FUNCIONAMIENTO:

Preparación:

En la primera partida montaremos el taller espacial y a partir de ahí lo guardaremos montado. En el taller colocamos las losetas de módulos por colores y por tipos, de tal manera que en el piso superior van los módulos de puerta espacial, en el de en medio los módulos del Odissey y en la inferior los módulos de acceso, que se colocan barajados. Como os digo, esto se guarda tal cual.

Cada jugador recibe la loseta de módulo inicial, que es la blanca, recibe todas sus fichas de su color y coloca en el módulo inicial 5 colonos, cada uno en el cuadrado marcado.

Se coloca el planeta Hawking en el centro de la mesa y colocamos en el número 0 de su marcador un colono por jugador. Se eligen al azar 3 exoplanetas, que se ponen a su alrededor, por la cara que corresponda según el número de jugadores y encima de cada exoplaneta se coloca al azar un portal.

Colocamos también el tablero del Odissey en la mesa y colocamos un ingeniero en cada una de las salas de colores verda, azul y rosa y un ingeniero jefe en la sala de color blanco.

Ahora se determina quién empieza y empezando por ese jugador cada uno elige dos losetas de salas de las que están arriba en las pilas, teniendo en cuenta que no pueden coger 2 de la misma pila.

En esta imagen vemos la sala inicial, blanca, con sus 5 colonos, y las dos losetas que ha elegido el jugador para empezar:

Las figuras:

En nuestro bando contamos con 4 tipos de figuras:

  • Los colonos, que son 36 y son las figuras más pequeñas. Son los personajes que llegarán a nuestra estación espacial, se moverán por ella y colocaremos en los portales para mandar a los exoplanetas.
  • Los ingenieros: tenemos 7 y son las figuras altas y delgadas. Estos se irán colocando en el tablero del Odissey y se podrán ir moviendo ahí a las diferentes salas, para realizar las acciones. Empezamos con 3, uno en cada sala de color, como hemos comentado. Cada ingeniero equivale a 1 acción.
  • Los robots: son como los ingenieros pero no se pueden mover, una vez se colocan en una sala se quedan ahí para toda la partida.
  • Los ingenieros jefes: es un ingeniero metido dentro de un exoesqueleto muy guapo. Se puede mover igual que un ingeniero, pero un ingeniero jefe equivale a 2 acciones y empezamos con 1 en la sala blanca.

La ronda:

El funcionamiento de la ronda es sencillísimo: en nuestro turno cogemos un ingeniero o ingeniero jefe nuestro y lo movemos desde la sala en la que está a otra cualquiera del tablero del Odissey, colocándolo encima del pedestal de esa sala. Ahora realizamos las acciones que se pueden hacer en esa sala en función de cuánta gente tenemos ahí , como ahora veremos, y una vez lo hemos hecho, los jugadores que también tienen personal en dicha sala realizan también por turnos esa misma acción, si quieren.

Recordemos que 1 ingeniero y 1 robot nos dan 1 acción, y un ingeniero jefe nos da 2 acciones. Las acciones de toda nuestra gente en una misma sala se suman. Es decir, si tenemos por ejemplo un robot en esa sala y colocamos un ingeniero jefe ahí para realizar la acción, tendremos 3 puntos de acción (1 del robot, que ya estaba, y 2 del ingeniero jefe).

Ahora, una vez todos los que pueden y quieren han realizado su acción, bajamos a nuestro personaje del pedestal y le toca el turno al siguiente jugador, pero antes comprobamos si alguna de las salas de teletransporte está llena de colonos. Si es así, empezando por el jugador inicial, los mandamos al planeta destino.

Simple, solo hay que tener en cuenta que en nuestro turno tenemos que mover obligatoriamente uno de nuestros ingenieros o ingenieros jefes y hacer la acción de la sala a la que va el que se mueve. Obviamente, como luego veremos, nos interesará ir metiendo más figuras en el tablero del Odissey.

Las salas:

Salas tenemos de 3 colores (rosas, verdes y azules), y además de 3 tipos:

  • Módulos de acceso: Son las losetas a través de las cuales llegan nuevos colonos a nuestra estación espacial. Fundamentales porque nos interesa que vayan llegando colonos. Empezamos el juego con una loseta blanca que es un módulo de acceso donde llegan 5 colonos y podemos conseguir losetas a las que llegan 4, 3 o 2 colonos. Estas losetas están en el nivel más bajo del taller espacial.

  • Puertas espaciales: son las losetas donde colocamos los colonos para que se vayan a los exoplanetas, una vez están llenas. Tenemos 3 tipos de loseta de puerta espacial identificadas con un símbolo que coincide con el símbolo de una de las tres puertas espaciales situadas en los planetas. Nos interesará tener puertas que lleven a los 3 tipos de portales para poder mandar colonos a los 3 exoplanetas. Estas se encuentran en el nivel más alto del taller espacial.
  • Módulos de la Odissey: estas losetas nos ayudan a conseguir más ingenieros, ingenieros jefes y robots, pero una vez nos los han dado ya no sirven para nada, sino que forman un camino por el que pueden ir pasando los colonos al ir de un sitio a otro de nuestra estación espacial, como ahora vemos. Estas están en el nivel intermedio del taller espacial.

Las acciones en el tablero del Odissey:

Según a qué sala movamos uno de nuestros secuaces (ingenieros e ingenieros jefes), realizaremos las siguientes acciones:

  • Sala azul (sala de agua): podemos mover a nuestros colonos por las habitaciones azules de nuestra estación espacial. La cantidad de colonos a mover o movimientos depende de los puntos de acción que nos otorga la cantidad de gente que tengamos en esa sala, como hemos comentado.
  • Sala verde (vida salvaje): lo mismo que la azul, pero movemos en losetas verdes.
  • Sala rosa (sala de energía): lo mismo que las anteriores.

Hay que tener en cuenta que al mover colonos por las salas jamás se puede superar el aforo de dicha sala, indicado con cuadrados.

  • Sala blanca (sala de módulos): nos permite coger losetas de módulos e incorporarlas a nuestra estación espacial. Podemos colocar tantas como puntos tengamos por los personajes que ahí estén. También podemos gastar puntos en coger la loseta superior de un montón y pasarla a la última posición del montón (pero solo 1 vez por montón).
  • Sala amarilla (de acceso): nos permite rellenar las losetas de acceso de nuevos colonos procedentes de nuestra reserva. Podemos rellenar tantas salas como puntos tengamos por los personajes que ahí estén.

A la hora de desplazarnos hay que tener en cuenta que la loseta inicial blanca cuenta como cualquier color.

Incorporar y activar losetas:

Al incorporar una loseta a nuestra estación debemos hacerlo de tal manera que uno de los puntos de acceso a esa sala coincida con un punto de acceso de las salas que ya tenemos (vamos, que no se pueden atravesar paredes).

Todas las losetas tienen dos caras, una más oscura y otra más clara. Cuando colocamos la loseta, la ponemos por la cara oscura porque la sala todavía está inactiva.

En cuanto el primer colono llegue a esa sala, devolvemos ese colono a la reserva general y le damos la vuelta a la sala, ahora está activa y si tiene un portal o un punto de llegada de colonos ya lo podremos utilizar.

Aquí es cuando son interesantes las losetas de módulos del Odissey. Aparentemente no sirven para nada, ya que no llegan colonos ni se van a los exoplanetas y lo que hacen es que, según donde las pongas, harás que los colonos tengan que andar más para ir de un lado a otro si tienen que recorrerlas.

¿Entonces para qué valen? Porque en la cara de la sala desactivada aparece el dibujo de un ingeniero, ingeniero jefe o robot (este último con un color de sala pintado abajo). Al activar la sala conseguimos la figura que se indica y la incorporamos en el tablero de acciones. Si es ingeniero o ingeniero jefe, donde queramos, si es un robot, en la sala del color que se indique.

En la imagen siguiente vemos que el jugador ha puesto cuatro salas del Odissey: en dos consigue ingenieros jefes, en una un ingeniero y en otra un robot que colocará en la sala azul.

  

Por tanto, este tipo de salas son importantísimas, sobre todo en los primeros turnos del juego pero conviene ponerlas donde no molesten a los colonos en su paso desde el acceso hasta los portales.

Los exoplanetas y los puntos:

Cada exoplaneta tiene una forma diferente de puntuar según cuantos colonos o dónde estén situados. Hay planetas donde simplemente se puntúa en función de cuántos hay, pero en otros puede haber puntos por mayorías o por dónde están colocados.

Los colonos son mandados desde la sala de la estación espacial donde hay un portal al final de nuestro turno si la sala está completamente llena (con 2, 3 o 4, dependiendo de la sala).

En la siguiente imagen vemos un portal con espacio para dos lleno rumbo a, como dicen mis hijas, «el portal remolino»:

A la hora de colocar colonos en los exoplanetas, en algunos deberemos seguir ciertas reglas de colocación.

En la siguiente imagen se obtiene 1 punto por colono situado en los círculos más exteriores, 2 puntos por los de los círculos intermedios y 4 en los círculos ,más interiores, pero antes de colocar un colono en un círculo intermedio o interior los círculos más externos que conectan con él deben de estar ocupados.

Puede ser que al mandar colonos a un planeta, este planeta se llene antes de colocar el último. Los colonos sobrantes se pierden y se devuelven a la reserva.

En ocasiones una casilla donde colocamos un colono tiene un símbolo amarillo. Al colocar un colono ahí podemos cambiar dos fichas de predominio de sitio del tablero de puntuación.

En cuanto un planeta se concluye se puntúa y se retira. No todos los planetas necesitan estar llenos de colonos para que se concluyan y puntúen, dependerá de cada uno.

Por ejemplo en la siguiente imagen, en cuanto haya un mínimo de 5 colonos en cada zona ya se puntuará.

Si no hemos jugado todavía 5 exoplanetas, colocamos al azar un nuevo, pero si ya hemos jugado los 5 exoplanetas no colocamos ya más y el portal de ese planeta se coloca en el planeta Hawking. A partir de ahora cada vez que se mande alguien por ese portal nos dará un punto directo y lo devolveremos a nuestra reserva.

Puntuar:

Cada vez que se completa un planeta se puntúa. Para puntuar, movemos nuestro colono por el círculo que indica los números del 1 al 9. Cada vez que superamos el 10, debemos colocar una de nuestras figuras en el marcador situado al lado. Hay que tener en cuenta que cuando hacemos la primera vuelta colocamos un colono de nuestra reserva, y también al completar la segunda vuelta (es decir, conseguir 20 puntos), pero en la tercera vuelta y en la quinta debemos de poner un ingeniero del tablero del Odissey, por lo que perderemos una figura en dicho tablero.

En la imagen siguiente vemos que el jugador morado tiene ya 50 puntos, ya que tiene puesto en la primera casilla un colono, en la segunda también, en la tercera un ingeniero y en las dos siguientes colonos. Cuando llegue a los 60 puntos tendrá que colocar otro ingeniero.

       

Final de la partida:

La partida finaliza cuando hemos colonizado los 5 exoplanetas. Ahora debemos de contar cuantos pasillos incompletos (no unidos con otras salas o mal unidos) tenemos en nuestra Odissey y perderemos 1 punto por cada pasillo incompleto.

Por último, vemos las fichas del tablero de predominio y repartimos puntos al que tenga la mayor cantidad de salas rosas activas, el de azules, el de verdes y el de tríos de salas activas.

Versión sencilla:

Una forma de que el juego dure menos es acabar la partida al colonizar 4 exoplanetas, en lugar de 5.

Además, hay unas losetas para jugadores novatos, que nosotros no hemos usado nunca. Un jugador puede gastar su loseta y a cambio cambiar una de nuestras salas

VALORACIÓN:

En este juego debemos ir construyendo una estación espacial y colocando en ella salas para que lleguen colonos y otras salas con portales estelares para mandar a esos colonos a uno de los exoplanetas y así puntuar una vez el exoplaneta esté lleno.

Este juego me ha enamorado, y mira que cuando mire vídeos de Youtube para ver si valía la pena no me quedó del todo claro, pero fue jugar la primera partida y caer rendido a sus pies.

De entrada, me ha encantado la temática, eso de mandar colonos a otros planetas y lo de construir la estación es genial. Además, es un juego muy diferente a todos los que tenemos y está espectacular el hecho de que todos los jugadores realizamos acciones (si podemos) aunque sea el turno de otro jugador. En ese sentido, el juego se vuelve bastante estratégico y hay cierta interacción entre jugadores, ya que a la hora de mover una de tus figuras a una sala a veces habrá que ver en qué beneficia eso a los demás jugadores, sobre todo al que va ganando. En ese aspecto, está muy bien que según conseguimos puntos perdemos ingenieros, para así darle un poco de ventaja a los que van por detrás en el marcador.

El sistema de juego en sí es muy sencillo y otro punto positivo es que se explica y que se entiende enseguida.

El factor estratégico es fundamental a la hora de planificar nuestra estación espacial: si vamos a saco a por salas de llegada de colonos y de portales tendremos pocos puntos de movimiento en el tablero del Odissey, por lo que al principio de la partida es fundamental conseguir más figuras ahí. Sin embargo, si un jugador tiene solo él un portal y se da cuenta y se dedica a mandar colonos a ese exoplaneta, eso decantará la balanza a su favor, igual que el jugador que tiene portales a todos los planetas. Pero si tenemos portales pero llegan pocos colonos a nuestra nave, también estaremos en problema. Por tanto, jugar bien implica equilibrar bien nuestra estación espacial, tanto en tipos de salas como en colores

Azar hay algo, ya que las losetas que van saliendo no las controlamos, si bien tenemos una buena variedad.

En cuanto a la edad, con 10 años se puede jugar perfectamente.

Con respecto al número de jugadores, funciona perfectamente de 2 a 4 y el grado de rejugabilidad es alto porque en cada partida los planetas que salen son diferentes y las losetas del taller están colocadas en un orden distinto. La duración de la partida depende un poco del número de jugadores, pero de normal en 40 minutos ya tenemos la partida hecha.

En resumen, una maravilla de juego que esperamos nos dé muchas partidas.

Lo mejor:

  • La mecánica de juego.
  • La temática.

Lo más flojo:

  • Una pena que no se pueda jugar a 5 jugadores.

Lo recomendamos para:

Cualquiera que busque un juego diferente de peso medio con temática espacial.

CALIDAD/ DISEÑO: 8/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 7/10

AZAR: 4/10

INTERACCIÓN ENTRE LOS JUGADORES: 6/10

HABILIDAD (MANUAL): 4/10

MEMORIA: 0/10

DIVERSIÓN: 8/10

PUNTUACIÓN TOTAL: