Hoy traemos un juego simpático, sencillo y entretenido en el que nos vamos a dedicar a lanzar cerdos y puntuar en función de cómo caigan. ¿Lanzar cerdos? Sí, sí, aunque tranquilos, no se trata de cerdos de 300 kg sino de unos simpáticos cerditos de goma. El problema de lanzar cerditos es que puedes coger una buena racha y comenzar a puntuar y puntuar… hasta que una mala tirada te lo haga perder todo. Vamos a ver la reseña que hemos hecho gracias a la copia que nos ha cedido tan amablemente la editorial.

A la hora de hacer esta reseña hemos jugado ya unas 10 partidas al juego.

NOMBRE: Juego de los Cerditos (Pass the Pig)

MARCA:  Winning Moves

PRECIO APROXIMADO: 11-13 euros

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: más de 6 años

Nº DE JUGADORES: más de 2 jugadores

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 10-15 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja pequeña con forma de estuche, en la que se se ven los cerditos que están dentro.

En el interior tenemos los 2 cerditos de goma, además de un bloc para anotar puntuaciones con la portada con un resumen de la forma de puntuar y varios lápices.

El conjunto es muy sencillo pero suficiente para jugar.

FUNCIONAMIENTO:

Si queréis ver en vídeo de qué va, aquí lo tenéis:

Preparación:

El juego es sencillísimo: simplemente se elije un jugador que lleve la puntuación y un jugador inicial. No hay más.

La ronda:

En la ronda el jugador lanza los dos cerditos a la vez a la mesa como si fueran dados (nosotros además añadimos la regla de con una sola mano). En función de cómo hayan caído en la mesa, el jugador anotará puntos para esa ronda o perderá los puntos acumulados en esa ronda o en la partida y le tocará al siguiente jugador.

Si el jugador ha conseguido puntos, puede decidir seguir tirando los cerdos o plantarse. En caso de que se plante, se anotan los puntos y le toca al siguiente jugador.

Perder el turno:

Se pierde la ronda si los cerdos acaban tocándose (en este caso, además de perder el turno, pierdes todos los puntos que tuvieras hasta ahora en la partida) o se caen de lado, pero cada uno de un lado diferente (aquí se pierden los puntos de esa ronda). Para saber si caen en el mismo lado o no cada cerdo tiene un punto negro en el mismo lateral, para así poder verlo fácilmente.

En esta imagen se ve que los cerdos han caído en lados diferentes y por tanto el jugador pierde el turno y no puntúa nada. 

Ganar puntos:

La forma de ganar puntos es:

  • Si los cerdos caen en el mismo lado: 1 punto.
  • Si un cerdo cae de espaldas o de pie, 5 puntos por cada cerdo, pero si los dos caen igual (de pie o de espaldas), 20 puntos.

En este caso puntuaría 5 puntos, ya que uno cae de espaldas, pero el otro de lado, mientras que en la imagen siguiente ganamos 20 puntos por están los dos de espaldas.

  • Si el cerdo se queda «de cabeza», en función de cómo haya quedado (sobre el morro y sus patas delanteras o su morro y una oreja), sacaremos 10 o 15 puntos, pero si se quedan los dos igual,  sacaríamos 40 o 60 puntos.

Final de la partida:

La partida acaba cuando un jugador llegue a los 100 puntos. Si queremos hacer la partida más larga podemos subir la puntuación a 150, por ejemplo.

Llamada a la piara:

Si queremos hacer la partida un poco más avanzada, podemos incluir la llamada a la piara. Consiste en que cuando un jugador lleva acumulados en una ronda más de 20 puntos, antes de que tire los cerdos de nuevo otro de los jugadores emite un ruido del tipo «Ejejeeeee». Ahora este jugador debe decir cómo piensa que van a caer los cerdos en la siguiente lanzada de cerdos del jugador activo. Si acierta, él suma el doble de puntos de la tirada, y se le restan al jugador activo. Pero si falla en su pronóstico, ocurrirá al revés y el jugador activo saldrá muy beneficiado.

VALORACIÓN:

En este juego supersencillo y curioso vamos a tentar a la suerte lanzando dos simpáticos cerditos de goma y acumulando puntos hasta que decidamos plantarnos o perdamos la ronda.

De entrada, algo que tiene muy bueno el juego es que se aprende en un momento y en que es un juego muy dinámico y con el que podemos atraer a personas no acostumbradas a juegos de mesa.

En este juego el azar el fundamental, pero también hay que aplicar la lógica para saber en qué momento plantarse. Esto dependerá de la cantidad de puntos que llevan los contrincantes, ya que si vamos a la cabeza quizá queramos arriesgarnos poco, mientras que si vamos de los últimos pondremos toda la carne en el asador (nunca mejor dicho, ja,ja). En ese sentido ahí estará la interacción entre jugadores, en que según cómo vayan los demás nosotros intentaremos forzar más o menos la ronda.

En el juego se indica más de 2 jugadores y por tanto a 2 se puede jugar, aunque es más divertido a partir de 3-4 y no hay un número máximo, por lo que a 7-8 jugadores se podría jugar, incluso a más.

Otra cosa que me ha gustado del juego es que con él nuestros niños practican cálculo mental, a sumar de cabeza 5, 10, 20…

En cuanto a la edad, en el juego se indica a partir de 6 y es una edad correcta, aunque a esa edad el cálculo mental todavía les costará un poco. A menos edad el peligro es que el jugador no tiene conciencia de cuándo debe plantarse.

Lo mejor:

  • La mecánica es sencilla y divertida.

Lo más flojo:

  • Quizá a algunos jugadores no les guste que el azar influya tanto, ya que en cualquier momento, tengas los puntos que tengas, puede ganar cualquiera si se arriesga y le sale bien la jugada.

Lo recomendamos para:

Cualquiera que quiera un juego muy sencillo y divertido, en especial si son muchos jugadores o gente no habituada a jugar.

CALIDAD/ DISEÑO: 6/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 6/10

AZAR: 10/10

INTERACCIÓN ENTRE LOS JUGADORES: 6/10

HABILIDAD (MANUAL): 4/10

MEMORIA: 0/10

DIVERSIÓN: 8/10

PUNTUACIÓN TOTAL: