Este 25 de diciembre hemos celebrado la Navidad con nuestra familia en Barcelona, como suele ser costumbre y, como se suele hacer allí, mis hijas han «cagado» al Tió, un simpático tronco con ojos al que han alimentado durante todo el adviento y que ahora, al cagarlo (golpeándolo con un palo mientras le cantamos), nos ha recompensado con turrón, juegos de mesa y cuentos.

    Así que hoy os traemos la reseña de uno de estos juegos recién llegados a casa, Picnic, donde somos dos pequeños animales que vamos a ir recolectando frutos. El juego es simple pero la mecánica es de lo más simpático. Vamos a ver esta reseña, que es la última de 2023.

A la hora de realizar la reseña hemos jugado 6 partidas.

NOMBRE: Picnic

MARCA: Djeco

PRECIO APROXIMADO: 19-22 euros

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: de 4 a 10 años

Nº DE JUGADORES: de 2 a 4

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 15 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja de tamaño medio con una simpática ilustración.

En su interior tenemos:

  • Las 17 losetas circulares, divididas en losetas de las diferentes estaciones, además de la loseta de picnic. Son todas muy bonitas, coloridas y de una calidad espectacular de cartón.
  • 1 ruleta, de un tamaño y calidad geniales.
  • Las fichas de zanahoria, manzana, sandía y piña, también de cartón, que son una monada.
  • Las fichas de madera de animales, de 4 colores y unidos por un hilo, que son también muy monos y de un tamaño genial.

El conjunto es un verdadero encanto.

FUNCIONAMIENTO:

Preparación:

Colocamos la loseta de picnic en el centro de la mesa y alrededor de esta loseta vamos colocando de forma aleatoria el resto.

Ahora colocamos las fichas de zanahoria, sandía y manzana sobre las losetas. Colocaremos una en las losetas más cercanas a la loseta de picnic, y dos fichas en las que están más alejadas.

En 4 losetas aparece dibujada una piña (en una ficha de cada estación), por lo que colocaremos estas losetas con la piña boca abajo y barajadas para que no se vea donde están.

Ahora colocamos la pareja de animales de cada jugador en la casilla de picnic y ya podemos empezar.

Los frutos:

En el juego podemos obtener cuatro tipos de fruto: los más abundantes son la sandía, la manzana y las zanahorias, y también tenemos piñas, aunque solo hay tres y a diferencia de los otros frutos, estas están escondidas.

A diferencia de otros juegos, donde gana el que más tiene, aquí, como veremos al final, lo importante es el tamaño, siendo el más grande, con diferencia, la piña, y luego la zanahoria, la sandía y la manzana, aunque en estos últimos dos casos la diferencia de tamaño es pequeña.

La ronda:

En mi turno volteo la ruleta, que me dará dos opciones de loseta para poder mover, ya que tiene dos flechas.

Ahora puedo mover uno de mis animales y colocarlo sobre una loseta de los tipos de terreno que me indican las flechas, teniendo en cuenta que:

  • que no se estire el hilo que une a los animales tanto que haga que el segundo animal se salga de la loseta en la que está.
  • no puedo cruzar mi hilo con el de otro jugador.
  • en casa loseta solo puede haber un jugador, salvo en la de picnic.

Si no pudiera hacer movimiento, me quedo donde estoy.

Al llegar con el animal a la loseta, si hay una o varias fichas de fruto puedo coger una y la coloco en mi zona de mesa.

Si no hay ninguna ficha en la casilla a la que llego, la volteo. Si hay una piña dibujada, cojo la piña.

En principio cualquiera de los animales puede coger cualquier fruto, pero hay una versión avanzada en la que el conejo es el que puede coger las zanahorias y el zorrito puede coger sandía, mientras que manzanas y piñas las pueden coger los dos.

Final de la partida:

La partida acaba cuando se encuentre la tercera piña. Ahora los jugadores ponemos en fila todos los frutos que tenemos y el que tenga la fila más larga, gana.

VALORACIÓN:

De entrada el juego, al leer las instrucciones y ver el funcionamiento, nos pareció bastante simple y normalillo, pero la verdad es que después de unas pocas partidas ya nos hemos viciado.

En este juego debemos de ir moviendo nuestros dos animales a las losetas con frutos para recogerlos, siempre teniendo en cuenta que ambos animales están unidos por una cuerda, por lo que quizá no lleguemos a todas las losetas que queremos.

Como he comentado, el juego es simple: darle a la ruleta e intentar coger frutos, pero al ser el objetivo de la partida tener la fila más larga de frutos, intentaremos coger sobre todo zanahorias, que son las más largas. Además, el punto de las piñas escondidas está genial, porque nos hará ir a losetas sin frutos con la esperanza de encontrar alguna.

En este sentido el juego tiene un punto de memoria muy interesante, ya que intentaremos memorizar las losetas que nosotros o los otros jugadores vamos girando para así deducir en qué loseta deben de estar las piñas.

Por tanto, el niño tendrá que tener cierta picardía a la hora tanto de coger los frutos más grandes como a la hora de deducir dónde están las piñas, y aquí justo es donde está la gracia del juego, en que el niño a veces sacrificará jugadas de coger frutos por intentar voltear losetas para encontrar la piña, y esto es lo que le da un puntito muy interesante y divertido al juego.

El juego tiene azar moderado, ya que tenemos el giro de la ruleta, pero que siempre nos da 2 de las 4 posibilidades de movimiento, además del tema de las piñas.

Interacción entre jugadores hay porque lo que coges tú no lo coge el otro, aunque puede ser indirecta, ya que cada uno puede ir a la suya, aunque también se puede intentar bloquear el paso al otro jugador.

El juego tiene un punto de psicomotricidad fina al mover los animales intentando que no se caigan al estirar la cuerda.

En cuanto a la edad, en la caja se indica de 4 a 10 años y la edad mínima recomendada es adecuada, 4 años, pero no lo recomendamos para niños de más de 6 años. No obstante, como padre yo me lo paso bomba jugando con mi quinta hija, de 4 años y medio, porque no es necesario «dejarme» para que ella pueda ganar, si se fija bien.

Con respecto al número de jugadores, funciona perfectamente de 2 a 4 y la partida dura unos 15-20 minutos.

En resumen, un juego precioso, con mecánica sencilla pero un punto de azar, picardía y memoria muy bueno.

Lo mejor:

  • El material.
  • La mecánica de juego.

Lo más flojo:

  • No le he encontrado nada.

Lo recomendamos para:

Cualquiera que busque un juego divertido y sencillo, en especial a los amantes de los animales.

CALIDAD/ DISEÑO: 9/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 6/10

AZAR: 6/10

INTERACCIÓN ENTRE LOS JUGADORES: 6/10

HABILIDAD (MANUAL): 5/10

MEMORIA: 6/10

DIVERSIÓN: 7/10

PUNTUACIÓN TOTAL: