En el juego de hoy somos unos pájaros que han llegado a una isla para explorarla y poner huevos, perpetuando así la especie. Así mediante una mecánica muy original iremos explorando y desovando en diferentes partes de la isla, aunque eso implique quitarle el sitio a otros pájaros. Veámoslo.

Para realizar esta reseña hemos usado la copia que nos han cedido los chicos de 2tomatoes, y en el momento de la reseña hemos jugado 10 partidas al juego.

NOMBRE: Islet

MARCA: 2tomatoes

PRECIO APROXIMADO: 33-35 euros

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: Más de 8 años

Nº DE JUGADORES: 2-4

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 30 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja de tamaño medio con una ilustración muy bonita.

En su interior, en un inserto perfecto para que todo quepa perfectamente tenemos:

  • el saco para las losetas, perfecto de tamaño.
  • las 90 losetas de islote, que sin grandes y de una calidad espectacular, pese a que el diseño sea un poco soso.
  • Las cartas, de calidad típicas y tamaño menos de lo habitual, coloridas aunque un poco sosas.
  • Las piezas de madera de pájaros y huevos, perfectas para jugar.

El conjunto está muy bien y aunque de entrada el diseño nos pareció algo soso, la verdad es que tiene su gracia.

En este vídeo lo podéis ver mejor:

FUNCIONAMIENTO:

Aquí tenéis nuestro vídeo por si preferís verlo:

Preparación:

Metemos todas las losetas en el saco. Ahora, repartimos a cada jugador un pájaro y los huevos de su color, en función del número de jugadores (10 huevos a 2 jugadores, 8 a 3 y 6 a 4).

Ahora separamos las cartas en los diferentes tipos y montamos una isla inicial formada por 6 losetas, formando un hexágono. La mesa alrededor de las fichas colocadas se consideran mar.

Cada jugador roba 4 piezas de terreno al azar del interior de la bolsa, que coloca con los símbolos boca abajo o frente a él para que los demás no los vean. Ya podemos empezar.

Las losetas:

Tenemos 3 tipos de loseta de terreno: azul, que es de agua, color carne, que es arena y de color naranja que representa el terreno de arcilla.

A su vez, las losetas serán para formar un tipo de nido en función del dibujo que tienen: hojas, ramas, flores.

Las cartas:

Tenemos 6 tipos de cartas:

  • Carta de terreno: de agua (azul), arena (rosa claro) y arcilla (naranja), coincidiendo con los colores de las losetas.
  • Carta de nido: son combinaciones de los colores del terreno, con un dibujo en medio: nido de ramas (combinación rosa y azul), nido de flores (combinación rosa y naranja) y nido de hojas (combinación azul y naranja).

La ronda:

En la ronda, el jugador tiene que elegir entre realizar dos acciones diferentes, como ahora veremos: explorar la isla o mover el pájaro.

Una vez ha realizado la acción repone su mano de fichas, si ha usado, hasta tener 4 frente a él, o descarta cartas no aseguradas hasta tener como máximo 8 frente a él.

Explorar la isla:

Mediante esta acción jugamos losetas de nuestra mano y la isla crece en tamaño y quizá en altura.

A la hora de explorar la isla debemos de jugar obligatoriamente 1 loseta y podemos llegar a jugar hasta un máximo de 4 losetas. Para colocar las losetas, debemos de seguir una serie de reglas:

  • la primera loseta se coloca siempre en el mar, tocando un lado de la isla.
  • la siguiente loseta debemos de colocarla sobre una loseta de isla que esté tocando la que acabamos de colocar.
  • las losetas que vayamos colocando siempre tienen que estar en un lugar más alto que las anteriores. Solo la primera, que la colocamos en el mar, estará en el nivel más bajo.
  • Las losetas se colocan sobre otras losetas vacías, no puede haber huevos ni pájaros.

Por cada loseta que hayamos colocado recibiremos una carta de ese color, siempre que la loseta la coloquemos en el mar o sobre otra loseta de ese mismo color.

Si la loseta la colocamos sobre otra de otro color, recibiremos una carta de nido que tenga los dos colores de ambas losetas.

En esta jugada hemos colocado una loseta azul en el mar, por lo que conseguimos una carta azul, y otra loseta azul sobre una rosa, por lo que obtenemos la carta de rama.

Recordemos que no podemos tener, al final del turno, más de 8 cartas no aseguradas, así que si esto ocurre descartaremos las que queramos.

Mover el pájaro:

Elije una loseta adyacente a la loseta en la que está tu pájaro (en la primera ronda vale cualquiera de las que tocan el borde de la isla, ya que el pájaro comienza en el mar). Para desplazar mi pájaro a esa loseta, descarto una carta de ese terreno.

Puedo desplazarme todo lo que quiera de una loseta a otra adyacente, independientemente de la altura a la que esté, siempre que tenga cartas suficientes para descartar, con la salvedad de que si estoy en un tipo de terreno y me desplazo a otro terreno del mismo tipo, no es necesario gastar cartas.

Puedo pasar por casillas ocupadas por huevos o pájaros de otros jugadores, pero no me podré detener ahí.

A la hora de poner un huevo, en lugar del color de la loseta, miraré los símbolos. Tenemos losetas con símbolos de ramas, flores o de hojas. Para colocar un huevo, descartaré tres cartas de nidos de ese tipo indicado en la loseta (ramas, flores o de hojas).

En esta imagen podemos ver qué cartas se han usado para subir el ave desde el océano y poner un huevo: Primero se gasta una naranja parar acceder al terreno de arcilla, de ahí se gasta una rosa para acceder al terreno colindante de arena, luego nos movemos a la otra de arena sin coste, al ser el mismo tipo de terreno. Por último, como hemos llegado a una loseta con hojas, descartamos 3 cartas de nido de hojas y colocamos un huevo.

Al colocar un huevo en ese terreno, si todavía tengo alguna carta de ese tipo de terreno, pondré un huevo sobre ella, siempre que me queden más de 2 huevos en mi reserva.

A partir de ahora podré mover siempre en terreno azul una vez por turno  sin necesidad de descartar cartas.

A partir de ahora, cuando quiera desplazarme por un terreno igual a la carta con el huevo encima, tumbaré el huevo en lugar de descartar una carta. Esto lo podré hacer una vez por ronda por cada carta con huevo que tenga, y como máximo puedo tener 2 cartas de terreno idéntico con huevo.

Una vez ya no me queden huevos en la reserva para montar nidos, iré usando los huevos colocados sobre las cartas, por lo que perderé esta ventaja.

Jugadas especiales:

A la hora de movernos podemos descartar dos cartas iguales de terreno para convertirlas en una de otro terreno, y también podemos combinar dos cartas de terreno para conseguir la carta de nido correspondiente.

Final de la partida:

Según avance la partida, la isla irá creciendo pero también se irá llenando de huevos.

El final de la partida llega cuando un jugador ponga su último huevo. Los demás jugadores jugarán una ronda más y se acabará el juego. El jugador que haya colocado todos los huevos gana.

En caso de que se acaben las losetas de terreno la partida también finalizará, pese a que queden huevos por poner. En el momento en el que un jugador ha sacado la última loseta, todos los jugadores jugarán un turno más. El jugador que más huevos haya puesto gana.

VALORACIÓN:

En este juego que combina colocación de losetas con gestión de cartas cada jugador tiene un ave y tiene que poner un número de huevos en distintos nidos de una isla, que tendrá que ir explorando poco a poco, por lo que, según avance la partida, la isla irá creciendo en tamaño y en altura. En función de las losetas de isla que coloquemos obtendremos cartas, que serán las que usemos para mover las aves y poner los huevos.

Aunque la ilustración y el material son una monada, de entrada el juegos nos pareció raro, hasta que comenzamos a jugar y se convirtió en un auténtico vicio, ya que algo que tiene muy bueno es que es muy sencillo de aprender, ya que hay muy pocas reglas.

No obstante, que las reglas sean sencillas no significa que el juego sea simple, sino que es muy estratégico, puesto que no solo interesa conseguir las cartas adecuadas, sino que nos interesa optimizar la jugada para poder poner los huevos cuanto antes, además de situar nuestro pájaro en la casilla que queramos reservar para el futuro. Por otro lado, a la hora de conseguir cartas y colocar losetas podemos ir a la nuestra, o ya de paso intentar fastidiar al personal, algo muy recomendable que va a hacer que el juego sea más divertido: por ejemplo, si un jugador no tiene cartas azules y está a punto de mover para colocar un nido, podemos colocar losetas azules a su alrededor para bloquearle temporalmente el movimiento, o si va a hacer un nido de ramas, podemos taparle la casilla de ramas y colocarle de otro tipo. Por tanto, habrá cierta interacción entre jugadores, incluso aunque cada uno vaya a la suya habrá competencia entre los distintos pájaros a la hora de elegir las casillas libres para colocar los huevos.

Tenemos una parte de azar, ya que no controlamos las losetas que robamos ya  veces necesitaremos de un tipo y no nos saldrá.

En cuanto al número de jugadores, el juego tiene una variante a 1 jugador que no hemos probado, y funciona perfectamente de 2 a 4 jugadores, si bien nosotros a 4 no lo hemos probado.

La duración de la partida está en unos 20-25 minutos.

En cuanto a la edad mínima, la recomendada es a partir de 8 años y es una edad adecuada.

En resumen, un juego sencillo, original y divertido.

Lo mejor:

  • La calidad del material
  • La mecánica

Lo más flojo:

  • Quizá un poco soso el diseño.

Lo recomendamos para:

Cualquiera que busque un juego fácil de aprender y de gestión de cartas y colocación de losetas ligera, en especial a los amantes de los pájaros.

CALIDAD/ DISEÑO: 7/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 6/10

AZAR: 6/10

INTERACCIÓN ENTRE LOS JUGADORES: 7/10

HABILIDAD (MANUAL): 5/10

MEMORIA: 0/10

DIVERSIÓN: 7/10

PUNTUACIÓN TOTAL: