Hoy traemos la reseña de la versión junior de un juego famosísimo, que tiene un montón de expansiones y variantes.

Está claro que, aunque pasa el tiempo, el juego sigue estando muy vivo, ya que hace poco han sacado la versión para niños del Aventureros al Tren: Europa, que reseñamos aquí hace muchísimo tiempo.

En este juego tendremos que ir colocando trenes para cubrir recorridos entre ciudades importantes a lo largo de Europa. ¿Quién conseguirá montar la mejor red de trenes?

A la hora de hacer la reseña hemos jugado 4 veces.

NOMBRE: Aventureros al Tren: Mi Primer Viaje

MARCA: Days of Wonder

PRECIO APROXIMADO: 30-33 euros

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: a partir de 6 años

Nº DE JUGADORES: 2-4

JUEGO COOPERATIVO: no

RITMO DE JUEGO: por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 30 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja de tamaño medio con una preciosa ilustración.

En el interior tenemos:

  • el tablero, que es enorme y de buenísima calidad.
  • las fichas de plástico de trenes, de 4 colores, grandes y muy conseguidas, además de que tenemos algunas de más por si se pierde algún tren.
  • Las cartas de trenes, coloridas y de calidad y tamaño típico.
  • Las cartas de destinos y la carta dorada, similares a las anteriores.

El conjunto es perfecto para jugar.

FUNCIONAMIENTO:

SI lo queréis ver en vídeo, aquí lo tenéis:

Hay que decir que el funcionamiento del juego es muy similar al del juego «padre», por lo que si sabéis jugar a aquel, a este aprenderéis en un momento.

Preparación:

Se despliega el tablero y se barajan las cartas de trenes y de destinos, dejando a parte las cartas de destino Este-Oeste.

Cada jugador recibe los 20 trenes de su color, 5 cartas de trenes y 2 cartas de destinos.

Dejamos cerca el mazo de cartas de trenes y de destinos y ya podemos empezar.

Las cartas de trenes:

Tenemos 5 trenes distintos, además de una locomotora, que sirve de comodín. Cada tren de cada color tiene un diseño concreto, además de que tenemos símbolos en las esquinas por si alguien tiene problema para ver los colores.

En nuestra mano podemos tener todas las cartas de trenes que queramos, sin límite.

La ronda:

En nuestro turno podemos hacer una de estas tres acciones:

  • Robar 2 cartas del mazo de cartas de trenes y añadirlas a nuestra mano.

No hay límite de cartas que podemos tener en la mano.

  • Descartar las dos cartas de destino y robar otras dos:

Normalmente nos interesa descartar una de las dos, pero al realizar esta acción estamos obligados a descartar las dos, por lo que habrá que valorar si interesa primero cumplir la misión que nos interesa para en la siguiente ronda descartar la que no queremos y el objetivo que nos llegue nuevo..

  • Gastar cartas iguales de nuestra mano para cubrir un tramo:

Para ello descartamos 1, 2 o 3 cartas  (en función de las casillas que tiene ese tramo) del color del tramo en el que vamos a colocar nuestros trenes. La carta de locomotora la podemos gastar a modo de comodín.

Los objetivos:

Empezamos la partida con dos cartas de recorrido. Esta carta muestra dos de las ciudades del mapa unidas por una vía. Para cumplir el objetivo, debemos conseguir unir esas dos ciudades con nuestros trenes.

En el momento en que cumplimos un recorrido, le damos la vuelta a la carta y lo anunciamos, cogiendo luego una nueva carta.

Si por lo que sea no nos gusta una carta de objetivo (porque no podemos cumplirlo, ya que nos han ocupado las vías, o porque nos viene mal), podemos descartarla. En este caso, debemos descartar las dos cartas de objetivos obligatoriamente.

También hay un objetivo llamado Este-Oeste, que se cumple si unimos una de las tres ciudades situadas más a la izquierda del mapa con una de las tres situadas a la derecha. Al hacerlo cumplimos este objetivo, que ponemos a nuestro lado y cuenta como carta de objetivo conseguida.

Final de la partida:

La partida acaba cuando un jugador se quede sin trenes o cuando un jugador complete tu 6º destino. El jugador que ha conseguido todos los destinos coge una carta dorada (no sé muy bien para qué) y se proclama ganador.

VALORACIÓN:

Nos ha gustado mucho este juego, ya que la mecánica es muy fiel al juego original Aventureros al Tren, si bien las reglas están un poco simplificadas para adaptarse a los más mayores.

El funcionamiento del juego es sencillo y se aprende en seguida, ya que solo tenemos 2 posibles opciones que vamos a gastar mucho, que son o coger cartas o gastar cartas para colocar trenes. La opción de descartar cartas de objetivo para coger nuevas se usa mucho menos pero me parece genial y va a dar mucho juego, ya que con esta jugada intentamos cambiar nuestra suerte cuando tenemos recorridos que no podemos o no queremos cubrir.

Obviamente hay azar, ya que las cartas de trenes que robamos no sabemos cuales son, aunque ayuda el hecho de que hay muchos comodines en la baraja. Además, hay muchos tramos que son de 1 o de 2 cartas solo, por lo que son muy fáciles de cubrir. Tampoco controlamos los destinos que robamos, pero para eso tenemos la opción de descarte, ya que al ir avanzando la partida nos interesará obtener destinos que ya tengamos cubiertos en parte.

La interacción entre jugadores es moderada, ya que cada jugador puede ir a lo suyo, puesto que no se sabe cuáles son los objetivos de los demás. A 2 jugadores la interacción es nula, ya que todos los recorridos tienen vías dobles, por lo que ambos jugadores pueden usarlos, pero a 3-4 jugadores sí hay más interacción, ya que los demás jugadores pueden bloquear un recorrido, impidiendo a otro jugador poder cumplirlo.

Por tanto, en cuanto al número de jugadores, a 2 funciona bien, pero es a 3-4 cuando realmente exprimimos el juego a tope, ya que el jugador deberá colocar sus rutas de trenes en los lugares que quiera .

Con respecto a la edad, funciona perfectamente de 6 a 8 años, y está muy bien que las ciudades tengan un dibujo, para que el jugador no necesite leer el nombre. A partir de los 8 años y medio ya recomiendo el juego «de mayores». Un niño de esa edad podrá jugarlo, pero ya será demasiado simple para él y el juego «grande» aporta muchísimo más.

Lo mejor:

  • La mecánica.
  • La calidad del material.

Lo más flojo:

  • Como pasa en algunos juegos «juniors», la horquilla de edad para jugarlo es limitada.

Lo recomendamos para:

Cualquiera que busque un juego de cierta estrategia pero con reglas sencillas, en especial a los amantes de los trenes

CALIDAD/ DISEÑO: 9/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 6/10

AZAR: 5/10

INTERACCIÓN ENTRE LOS JUGADORES: 6/10

HABILIDAD (MANUAL): 4/10

MEMORIA: 0/10

DIVERSIÓN: 9/10

PUNTUACIÓN TOTAL: