Hoy nos convertimos en perros ladrones: Doggy Bag

 

Hoy nos metemos en la piel de una banda de malandrines, formada por perros ladrones de huesos, que trabajan para un jefe, Fagín, que es un tirano y que se queda con todo lo robado. Sin embargo, cuando duerme, los perros intentan robarle alguno de los huesos que guarda en su cofre. ¿Quién conseguirá el mejor botín sin que el malvado jefe se dé cuenta?

 

NOMBRE: Doggy Bag

MARCA: GDM

PRECIO APROXIMADO:  11-14 €

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: más de 8 años

Nº DE JUGADORES: de 2 a 6 jugadores

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos

DURACIÓN DE LA PARTIDA: 20 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja mediana con una ilustración muy chula. En su interior tenemos un montón de pequeños huesos de plástico de diferentes colores, una bolsa de tela, 6 pantallas de cartón, cada una de ellas con una ilustración preciosa, 1 marcador circular de jugador inicial y dos de monedas, los tres de cartón, y 7 losetas de cartón, estas más gordas y duras, al igual que la loseta de cofre de Fagín.

 

El conjunto está muy bien y es perfecto para jugar y, aunque los paneles tienen ilustraciones espectaculares, para mi gusto son un poco demasiado finos.

FUNCIONAMIENTO:

Cada jugador elige una de las pantallas y la pone derecha frente a sí, mostrando la ilustración a los otros jugadores. La pantalla por su interior tiene un resumen con cuántos huesos se cogen al principio, qué hace cada loseta y como puntúa cada hueso.

Cada jugador coge 3 huesos grises, 4 blancos, 5 rojos, 3 negros y uno amarillo y los colocan tras la pantalla para que otros jugadores no los vean. Obviamente ahora todos sabemos qué huesos tienen los demás, ya que empezamos todos igual, pero según avance la partida ya no sabremos qué esconde cada jugador.

Se elige un jugador inicial, que coge el marcador de jugador inicial y las dos monedas. y en el saco se mete 1 hueso de cada tipo. Ahora se colocan las losetas de roles en orden. Las losetas van del número 0 al 7, y junto al número 7 se coloca la loseta del cofre de Fagín.

A partir de ahora todos los turnos van a funcionar igual hasta que se acaben todos los huesos de detrás de nuestra pantalla o un jugador acabe con 3 huesos negros frente a él. En ese momento se acaba la partida y se hace el recuento de puntos.

La ronda tiene 3 partes:

  • El botín:

El jugador inicial lanza las monedas. Cada moneda puede marcar un valor de 1 o de 2. Se suman los valores sacados y ese es el número de huesos que cada jugador, en secreto, debe introducir en la bolsa, pero cogiendo sus huesos de los de detrás de la pantalla, no de los de delante que poco a poco iremos consiguiendo. Así,, sabemos el número de huesos que ha metido, pero no de qué color son.

  • Reparto de roles:

Empezando por el jugador inicial, cada jugador elige una de las losetas. El número que aparece en cada loseta es el número de huesos que el jugador piensa que puede robarle a Fagín de su cofre sin que se entere.

Además, según el número que cojas, la loseta tiene un efecto especial que se aplica de forma instantánea en cuanto el jugador la coge y son los siguientes:

  • 0: el jugador coge un hueso negro de delante de su pantalla y lo coloca en la loseta del cofre de Fagín.
  • 1: el jugador roba un hueso al azar del saco. Si es negro, lo devuelve. Si es de otro color, se lo queda y lo coloca delante de su pantalla. Además, luego puede mirar dentro del saco para ver qué huesos hay.
  • 2: el jugador coge el marcador de jugador inicial y decide quién será a partir de la próxima ronda. Si nadie coge este 2, el jugador inicial sigue siendo el mismo.
  • 3: El jugador roba un hueso del saco, si es negro, lo devuelve y si no se lo queda delante de su pantalla.
  • 4: el jugador mira dentro de la bolsa.
  • 5: el jugador roba 3 huesos de la bolsa, devuelve 2 a la bolsa y 1 lo coloca en el cofre de Fagín.
  • 6: El jugador coge 2 huesos del cofre y los devuelve a la bolsa.
  • 7: el jugador cambia un hueso de delante de detrás de su pantalla por otro del cofre.

Si un jugador es lo bastante valiente como para querer sacar más huesos aún (8, 9 o 10) elige una de las losetas y la gira. Por coger tantos no recibe ninguna acción especial.

  • El robo:

El jugador que más huesos ha dicho que va a robar empieza. Si le sale un hueso negro, ¡malo!, pierde el turno. Tiene que dejarlo frente a su pantalla y poner en el cofre de Fagín todos los huesos que había conseguido en esa ronda, excepto los grises, que se los queda, poniéndolos detrás de su panel.

Si consigue sacarlos todos bien, puede sacar un hueso adicional (lo que se conoce como «el glotón»), pero si lo hace y sale negro, pierde todos los de la ronda, hasta los grises.

Además, si un jugador consigue sacar todos los huesos «buenos», ya no juega ningún jugador más ea ronda,  por eso, aunque coger un número de loseta alto hace que sea más arriesgado porque hay mayor probabilidad de sacar un hueso negro, también es más beneficioso porque te permite jugar el primero y, si lo haces bien, el resto de jugadores no tendrán oportunidad de ganar huesos

Una vez comienza la primera ronda y los jugadores meten los primeros huesos ya no sabemos que hay dentro del saco, como hemos comentado, pero para eso están precisamente las losetas de 1 y 4, que te permiten mirar dentro de la bolsa. Además, coger el primero no es siempre lo mejor, ya que si los que han cogido huesos antes que tú se eliminan al sacar huesos negros, al quedar menos huesos negros en la bolsa ya hay menos probabilidad de que te toque uno, en teoría.

Una vez un jugador tenga tres huesos negros, queda eliminado de la partida y los demás siguen jugando hasta que ya no haya huesos que meter en la bolsa, ahora puntuaremos según los huesos que tengamos, teniendo en cuenta que los huesos dorados valen 3 puntos y los rojos 2, mientras que el resto vale 1, quitando del negro que no puntúa.

VALORACIÓN:

Se trata de un juego sencillo de aprender y muy divertido, donde nos echaremos unas cuantas risas y tendremos los nervios a flor de piel al ir sacando huesos. Por supuesto que en este juego el azar influye mucho, aunque los niños también tendrán que usar algunas habilidades como:

  • planificación: ¿mejor meter huesos negros o blancos? Según la loseta que queramos coger seguramente meteremos los huesos de un color o de otro. Por ejemplo, si queremos ser malotes podemos meter nuestros tres huesos negros de golpe y luego coger una tarjeta con un número bajo, con la esperanza de que los otros jugadores cojan números más altos y luego «se coman» nuestros huesos negros.
  • probabilidad: aprenderán a elegir la loseta en función de lo que piensen que hay dentro, sabiendo que a más huesos negros, más probabilidad de que toque alguno.

El juego está indicado a partir de 8 años, pero uno de 7 años podría jugar, y también adultos podrían jugar, pese a que la temática pueda parecer un poco infantil, por lo que lo recomendaríamos hasta los 12 años.

El juego es rápido, sobre todo si se juega a pocos jugadores.

Otra de las ventajas del juego es que pueden jugar hasta 6 jugadores y por supuesto menos. A 2 también se puede jugar, aunque el juego pierde gracia y a más jugadores, más diversión.

 

CALIDAD/ DISEÑO: 7/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 6/10

AZAR: 98/10

HABILIDAD (MANUAL): 0/10

MEMORIA: 5/10

DIVERSIÓN: 8,5/10

PUNTUACIÓN TOTAL: 7/10 (un juego original, tenso y divertido)

Deja un comentario