Vamos a cazar monstruos con Whoosh Cazarrecompensas

¿Que hay un montón de monstruos acechando por el bosque y aterrorizando a la gente? ¡Ningún problema! Para eso estoy yo aquí, para capturarlos, por algo voy bien armado.

¿Que me vais a pagar por capturarlos? Pues genial, oye, que hay que ganarse la vida honradamente.

¿Cómo? Que se lo habéis dicho a más gente y va a haber más cazadores… Pues eso no me parece muy bien, aunque bueno, no pasa nada, soy el más rápido capturando monstruos. ¿O habrá alguien más rápido que yo?

 

NOMBRE:  Whoosh Cazarrecompensas

MARCA: Pavana Games

PRECIO APROXIMADO: 15-18 euros

INSTRUCCIONES EN CASTELLANO:

EDAD: A partir de 8 años

Nº DE JUGADORES: de 2 a 8

JUEGO COOPERATIVO: No

RITMO DE JUEGO: Por turnos y todos a la vez

DURACIÓN DE LA PARTIDA:15 minutos

CARACTERÍSTICAS:

El juego viene en una caja de tamaño medio. En su interior tenemos un montón (36) de tarjetas grandes de monstruos y tarjetas más pequeñas y cuadradas con diferentes armas y elementos mágicos (108). Las cartas son de muy buena calidad, de un tamaño más que generoso y las ilustraciones de los monstruos son chulísimas.

FUNCIONAMIENTO:

El funcionamiento es muy sencillo: cada carta de monstruo tiene debajo unos símbolos que indican qué se necesita para capturarlo. Nuestro objetivo es capturar a la mayor cantidad de monstruos posibles. Además, cada monstruo da unos puntos en función de la dificultad para capturarlo.

Para capturar a este pequeño dragón necesitamos los objetos que aparecen debajo.

Así que primero se cogen las cartas de monstruos y se reparten en tres montones, que se colocan boca arriba al alcance de todos los jugadores.

Ahora se barajan las cartas de objetos y se reparten entre los jugadores, que las colocarán formando un mazo boca abajo frente a ellos.

Ahora, por turnos, cada jugador dará la vuelta a la carta superior de su mazo, dejándola en la mesa a la vista de todos. Siguiendo el turno, cada jugador va girando una carta, hasta que uno de los jugadores ve que los objetos sobre la mesa son los necesarios para capturar a uno de los monstruos.

 

En ese momento debe tocar el monstruo antes de que otro jugador lo haga.

Si efectivamente los objetos están en la mesa, se queda el monstruo y los jugadores recogen las cartas de la mesa y las ponen al final de su mazo y empieza una nueva ronda.

Si el jugador se ha equivocado y no están todos los objetos necesarios, se queda también el monstruo, pero lo coloca boca abajo en su lado y le restará un punto al final de la partida.

Cuando uno de los montones de monstruos se acabe, finaliza el juego y los jugadores cuentan sus puntos.

Hay que tener en cuenta un par de detalles que hacen que el juego sea mucho más divertido: de entrada, que hay un objeto que es comodín, lo que nos genera un auténtico lío muy divertido cuando sale a la mesa, además de que hay objetos rotos, que parecen válidos, pero no lo son, así que mucho ojo con estos.

VARIACIÓN DEL JUEGO: en las reglas se nos propone que si coges un monstruo mal, te reste la cantidad de puntos que da en lugar de solo 1, y otra variante, que la descubrimos en Facebook, es que se puede jugar a que solo se retiran de la mesa las cartas que se han ido usando, dejando las demás, ¡menudo lío!

 

VALORACIÓN:

Se trata de un juego visualmente muy atractivo, sencillo de jugar y muy divertido, con una temática (capturar monstruos) que encanta a los niños.

Gracias a este juego nuestros niños practican:

  • La atención, ya que hay que estar contínuamente fijándose en las cartas que van saliendo.
  • Memoria, para recordar qué cartas han ido saliendo.
  • La planificación, ya que los niños deben anticiparse a qué cartas faltan para estar atentos a cuando salgan.

Por supuesto también tiene una parte de azar, ya que no puedes saber cuándo saldrá la carta que quieres y normalmente el jugador que voltea una carta en su turno suele ser un poco más lento para luego tocar una carta, siempre que la volteé hacia afuera, no hacia él, ya que en ese caso él verá antes que los otros jugadores la carta y tendría ventaja.

En cuanto al número de jugadores, se puede jugar desde 2 hasta 8, lo que nos permite jugar con muchos niños. Nosotros lo hemos probado a 3 y 4 y funciona muy bien, a más jugadores imagino que también, pero la mesa tendrá que ser pequeña para que todos los niños lleguen bien a tocar los monstruos. Quizá a 2 jugadores sea algo más aburrido.

En cuanto a la edad, al ser un juego de velocidad, los niños más pequeños suelen tener desventaja, pero a partir de 6 años se podría jugar, y también adultos podrían jugarlo.

Y en cuanto a la duración, es un juego rápido, en 15 minutos la partida ya está hecha.

 

CALIDAD/ DISEÑO: 9/10

COMPLEJIDAD (PARA EL NIÑO MÁS PEQUEÑO): 7/10

AZAR: 7/10

HABILIDAD (MANUAL): 6/10

MEMORIA: 7/10

DIVERSIÓN: 9/10

PUNTUACIÓN TOTAL: 8/10 (un juego rápido y genial)

Deja un comentario